Entrevista a Martín Sánchez: "La psicología está en las imágenes porque uno al final en una imagen proyecta lo que es él" - La dialéctica de las imágenes

Lo más reciente

25 de febrero de 2018

Entrevista a Martín Sánchez: "La psicología está en las imágenes porque uno al final en una imagen proyecta lo que es él"


Martín Sánchez es un joven psicólogo de 24 años de Vila-real. Estudió el Máster de Mediación Familiar y está preparando su tesis doctoral sobre Psicología Social. Es el cofundador de Meitpro, una herramienta para evaluar y entrenar habilidades emocionales en todos los ámbitos laborales y crea contenido en Emotional Apps.

∎ ¿Qué es la Inteligencia Emocional?
Cuando me preguntan qué es la Inteligencia Emocional suelo contestar con otra pregunta: ¿Qué crees tu que es la inteligencia? Entonces, sorprendentemente, la mayoría de gente sabe qué es la inteligencia. Digo sorprendentemente porque ellos creen que no lo saben. Cuando tu le pides a alguien una definición, normalmente se atasca. Cuando pregunto que es la Inteligencia me dicen esa capacidad que tenemos de hacer las cosas bien. A nivel científico, la definimos como la capacidad que tenemos las personas de resolver conflictos o tareas complejas. Si le añadimos la coletilla emocional estamos hablando de una capacidad relacionada con esas destrezas para solucionar problemas de tipo emocional y social. Añado social porque las emociones influyen en uno mismo, en los demás y en la forma que tenemos de interactuar. Científicamente se ha descubierto que la Inteligencia Emocional tiene tres niveles: la percepción, la comprensión y la gestión de emociones.

¿Consideras que la Inteligencia Emocional es un tema que está de moda? Todo el mundo habla de ella pero no todos saben lo que es.
Si, exacto. Hay gente que me ha llegado a decir pero esto está de moda ahora cuando se acabe ¿Qué pasará? Es un concepto que más que de moda, yo diría que es tendencia. Pero las emociones no son una moda. Las emociones existen desde que el hombre es hombre y la mujer es mujer. Es lo que nos ha ayudado a ser lo que somos a día de hoy, a sobrevivir cuando vivíamos en el paleolítico. Bien sea por emociones como el miedo, que ha impedido que nos atrapara un león, o como la alegría, que nos han facilitado la creación de comunidades y estar juntos de forma más adaptativa al entorno. Por ello, yo no diría que está de moda, sino en tendencia positiva. 

Entorno al 80% de los trabajadores que se han marchado de un sitio, sin ser despedidos, ha sido porque no se llevaban bien con su superior.

Cómo crees que puede conseguir mejorar la situación laboral empresas como Meitpro?
Cuando tu vas a una empresa y preguntas por qué un trabajador ya no está o por qué las cosas no van bien, normalmente se mira el factor humano. Esos trabajadores han sido despedidos porque no han sabido gestionar, principalmente, situaciones sociales como una discusión con su superior, reuniones con compañeros, o directamente no soportaban a sus jefes. Entorno al 80% de los trabajadores que se han marchado de un sitio, sin ser despedidos, ha sido porque no se llevaban bien con su superior. ¿Cómo influye una herramienta cómo Meitpro sobre esto? En primer lugar, cribando a las personas por sus capacidades emocionales antes de entrar en un puesto de trabajo, porque a día de hoy vivimos en un entorno multiconectado con todo y en el que los equipos de trabajo son multidisciplinares. Como resultado el contacto directo entre personas es cada vez más evidente. El hecho de no tener estas capacidades dificulta mucho el trabajo de las personas. Una vez hecha la selección dentro del equipo de trabajo, introducimos una herramienta que permite saber a la empresa cómo es el clima entre sus trabajadores.

¿Crees que los estudiantes serían más felices o lidiarían mejor con sus estudios si se trabajase la Inteligencia Emocional en las aulas?
Si, seguro que sí. Nosotros estamos intentando solucionar este tema -porque no me gusta decir problema- desde muy abajo. Creemos que hay que hacer campañas de educación emocional desde que somos pequeñitos y añadirlo al sistema educativo de una forma transversal. Que sea algo genuino. No que venga alguien a darte una formación concreta y que esa persona desaparezca, como cuando nos dan educación vial o sexualidad, por ejemplo. Sino que se integre dentro de la formación de los profesores para que sean ellos los que la puedan ofrecer. Pero la Inteligencia Emocional no es una asignatura aparte, sino que debe estar desde la forma que tenemos de resolver problemas matemáticos a cómo estudiar Historia del Arte.

Barriendo hacía mi terreno ¿Crees que podría haber un mejor periodismo si se formase a los periodistas en Inteligencia Emocional y cómo resolver los conflictos?
Estoy seguro. Una persona de un periódico de la Comunidad Valenciana me comentó esto que hacéis vosotros, nos vendría genial porque en la redacción hay unos problemas que son enormes y yo creo que esto nos solucionaría casi todo. Al fin y al cabo, cuando trabajas en el mundo del periodismo, puedes trabajar en una redacción o en la calle, pero lo que está claro es que tienes contacto con la gente. Cómo formular una pregunta o cómo gestionar una noticia que solo tenéis vosotros, es muy importante.

Creo que el paso por este mundo no se entiende sin el hecho de creer que entre todos sumamos un poco para mejorar lo que tenemos.
¿Por qué decidiste estudiar psicología? ¿Qué le dirías a alguien que esté contemplando hacer ese grado?
Decidí estudiar psicología porque desde pequeño sentía que, cuando estamos con otras personas, la función que tiene la otra persona es ayudar. Creo que el paso por este mundo no se entiende sin el hecho de creer que entre todos sumamos un poco para mejorar lo que tenemos. Teniendo eso en mente, siempre quise desarrollarme yo como persona y como psicólogo. Entendí la carrera como un proceso de desarrollo personal para poder ayudar a los demás. Y le diría a alguien que va a estudiar psicología que lo afronte, que entre a la carrera sin expectativas ni prejuicios y que trate de desarrollarse como persona para después poder ayudar a los demás.

Muchos autores diferencian entre la suerte, como aquella en la que no podemos incidir, y la buena suerte, como aquella en la que incidimos, ¿Cuál crees que ha incidido más en su carrera?
Realmente estoy convencido de que la suerte como tal existe. Evidentemente, como dijo no recuerdo quién, te tiene que pillar trabajando. Pero es verdad que hay momentos puntuales en los que si no aparece un suceso marcado que te ayuda a conseguir cierto hito u objetivo, tienes que estar preparado. Pero si no aparece porque, por ejemplo, estás intentando ser profesor y no se jubila un compañero o no hay un baja determinada, no puedes entrar y ahí influye mucho esa suerte. Evidentemente si tu estás en tu casa rascándote la tripa pues esa suerte que quieres, no va a ser para ti. Pero una vez has trabajado un concepto de un trabajo o la persona en sí, cuando llega esa suerte, ese momento puntual o ese destino, si no estás preparado, influye.

Me gusta lo que hago y mañana me levantaré a las nueve y seguiré haciéndolo.

Impartes clase en el máster de Inteligencia Emocional y Coaching, eres investigador predoctoral de la UJI, creas contenido en Emotional Apps y has dado alguna charla sobrecómo emprender ¿De dónde sacas el tiempo?
Faltan cosas (Ríe). Es una pregunta que me hacen mucho. Yo contesto que me apasiona lo que hago y no me importa sacar tiempo de donde sea. Estoy muy harto de escuchar a gente poner la excusa de no tengo tiempo. Lo que no tienes son ganas porque tiempo siempre hay. Hay días que acabo de escribir correos o de terminar alguna faena a las doce de la noche, pero no me importa porque acabo de cenar, enciendo el ordenador y no siento esa sensación de tener que hacerlo, que sentía cuando estudiaba porque al día siguiente tenía examen. Sino que me gusta lo que hago y mañana me levantaré a las nueve y seguiré haciéndolo.

Tienes 24 años y ya has ganado un focus Pyme por tu startup Meitpro, fuiste un finalista en la categoría empresa en el V Premio Talento Joven, organizado por Bankia y Levante-EMV y presentaste un trabajo en el IV Congreso Internacional en Inteligencia Emocional ¿Tienes nuevos proyectos entre manos?
Tengo entre manos muchas ideas. Algunas se pueden contar y otras no porque sino te estaría regalando la oportunidad de ganar dinero de forma gratuita. Ahora mismo, estoy centrado en la redacción de mi tesis doctoral y estamos especialmente centrados en la tarea de recolección de datos en institutos y en colegios. A medio plazo, si que tenemos la intención de llevarla más allá de la universidad, todo lo que tiene que ver con formación de Inteligencia Emocional y estamos pensando en crear un centro propio de formación en el que se integren varios conceptos de salud. Que tengan que ver con aspectos como el deporte, el yoga y la atención plena y que ese centro sea un lugar de encuentro en el que se intente potenciar la salud desde un enfoque en el que no se haya trabajado todavía, al menos en Castellón, ese aspecto más mental.

Cómo sabe La Dialéctica de las imágenes es un blog que nació enfocado a la fotografía y la cultura. Hace unas semanas dijiste en una entrevista con Esteban Galán que la psicología están en todas partes ¿Cree que existe una psicología de las imágenes?
Evidentemente está en todas partes porque la psicología está en cada persona y en cada cabecita. Todo lo que hacemos tiene parte de psicología. Esa es otra cosa que me llevó a estudiar psicología, concretamente la parte de psicología social, el comprender por qué actuamos de una determinada manera o por qué nos gustan unas cosas y no otras. Yo creo que las imágenes, yo que soy un fotógrafo aficionado -aunque tengo una reflex y siempre voy con el automático- creo que son algo muy personal. Ayer, por ejemplo, estaba en un taller de teatro -ese es otro proyecto que tengo- y estábamos estudiando el Guernica de Picasso, y allí cada persona veía una cosa. Unos veían trozos de periódicos, otros veían a la república, otros veían a España y yo veía una cabeza de toro deforme, una mujer pidiendo auxilio y una ventanita al final. La psicología está en las imágenes porque uno al final en una imagen proyecta lo que es él.

∎ ¿Podría recomendar una fotografía y un libro a nuestros lectores?
Cuando pienso en fotos icónicas recuerdo la típica del beso de una pareja en Nueva York y la que ganó un premio de la chica esta siria que fue portada de una revista. Famosa no sé, yo si tuviera que elegir una foto en mi vida, elegiría una que tengo en el salón de mi casa con mi familia, de la que guardo muy buen recuerdo porque al final las fotos valen para eso, para inmortalizar momentos únicos que es difícil de volver a repetir. Y un libro que recomendaría sería El psicoanalista de John Katzenbach.

No hay comentarios:

Publicar un comentario