Ir al contenido principal

¿Por qué quedarnos con las dudas?

Cuando los hechos se desligan de las palabras, algo se rompe. Las palabras acaban desapareciendo. Los hechos, en cambio, permanecen, siempre. 

Me gusta preguntar el por qué de las cosas porque no puedo simplemente quedarme sentada, callada y sin respuestas.

Y si la peor pregunta es la que no se hace y la peor respuesta la que no se da. Yo quiero preguntartelo todo y responderlo también.

 Así qué ¿A que esperamos? Pregúntate. Pregúntame. Pregúntemonos. ¿Por qué quedarnos con las dudas? ¿Por qué no quedarnos mejor sin ellas? ¿Y si arriesgamos y ganamos? ¿No es mejor que tener siempre la duda de qué hubiera pasado si...?

Tu decides. Dudar perdiendo. O ganarle a la duda.

 
(Tania i Pol, Segunda temporada de Merlí)


Comentarios