28 de marzo de 2017

Quiérela o déjala (de una vez).

La diferencia entre tu y yo es que yo cuando no sé lo que quiero, busco encontrar la respuesta. Tu, en cambio, prefieres no hacer nada, elijes seguir estático en el mismo punto. ¿Para qué moverte si te puede empujar el viento? 

Pues, fácil, en esta vida hay que aclararse y dejar de dar vueltas sin sentido. Toma un rumbo, elije izquierda o derecha y sigue consecuentemente tu decisión. No te eches atrás a la primera de cambio, no quieras que esté ahí para siempre. Porque no.

Porque ni tu te lo (la) mereces ni ella se lo merece. Porque ¿Sabes qué pasa? Que le encantas pero la cansas. Le encantan tus chistes malos que quieren hacerla reír. Le encanta que seas un apasionado de la vida. Le encantas cuando te acuerdas de algo que dijo hace mucho tiempo. Y le encantas cuando la miras y sonríes.

Pero la cansas, la agotas emocionalmente. Está cansada de tus idas y venidas. Está cansada de tu ausencia y sus excusas. Está harta de que no te aclares y de que sepas liarla tan bien. Así que, quiérela o déjala (de una vez).

 
(Meredith Grey y Nathan Riggs, Grey's Anatomy)



No hay comentarios:

Publicar un comentario