8 de marzo de 2017

Día de la mujer

Mi educación empezó en el CEIP Concepción Arenal y desde bien pequeña conocí la historia de esta valiente mujer. Concepción Arenal Ponte, nacida en Ferrol, se disfrazó de hombre para poder acceder a los estudios de Derecho. Ella fue una de tantas que no dejaron que esta sociedad heteropatriarcal le dictase que podía hacer o dejar de hacer. No fue ni es la única mujer que se enfrentó a la sociedad, a lo impuesto por esta y a lo que "nos permiten los hombres".
 
Así, supe desde bien temprano que yo quería ser como ella; valiente, independiente y que no iba a dejar que ningún hombre me dijese que me era permitido hacer. Mi madre ayudó a ello con su ejemplo.
 
Hoy, 8 de marzo, día de la mujer, es un día de lucha por la igualdad y me acuerdo de una conversación que tuve hace unos días con un niño de 10 años. Él me decía, sin ningún tipo de carga negativa, que se nota quién es de letras y quién de números (nunca negaré que muchos son los casos, a mi misma se me nota que los números no son mi fuerte).
 
Tras este comentario, yo le dije que era verdad pero que no es verdad que una persona de ciencias sea mejor que una de letras (por mucho que a algunos se les llene la boca diciendo esas cosas) porque sin gente de humanidades que aportase alfabetos, dígitos y demás ¿Cómo podrían ellos hacer sus fórmulas?
 
El niño, un hombrecito por momentos, me dijo que tenía razón, que no entiende porque esa distinción despectiva entre ambas ramas del saber. A lo que añadió algo que me dejó helada, pero en el sentido más bueno del mudo. Me dijo: <<Eso es como los chicos y las chicas, no entiendo porque por ser chico debo ser mejor que una chica. No tiene sentido>>.
 
Que eso me lo dijese un chico de diez años, me da esperanza de que al final conseguiremos la igualdad. Conseguiremos que se nos respete por ser personas y no por nuestro sexo o género. Y ese día el mundo irá mejor. Y puede que sea el mismo día que acaben las guerras, el mundo consiga la tan ansiada paz y deje de importar el color de la piel, la raza o la religión. Llegará el día que nos querremos por ser personas sin ningún prejuicio sin ninguna característica que nos condicione.
 
Mientras, seguiremos celebrando cada 8 de marzo el día de las mujeres. ¡Y seguiremos haciéndonos fuertes porque juntas somos mejores!

No hay comentarios:

Publicar un comentario