1 de marzo de 2017

Cuando menos te los esperes, te pueden sorprender

Ahí está ella, una chica enamorada, que ha dejado a un lado sus miedos y le ha preparado una sorpresa. Ahí está él, llegando tarde, con una sonrisa de saberse querido. Ella enfadada le increpa su tardanza. Él lo toma como una chanza y avanza hacia ella. Sigo enfadada, le dice ella. A lo que él, sonríe, pues lo sabe, y sabe que va a conseguir pronto su perdón. Sigue avanzando mientras despliega sus encantos, su ego hinchado y su sonrisa de seductor.

Ella resopla, sabe que el perdón se acerca y eso, la enfada aún más. ¿Por qué consigue que sus enfados desaparezcan de forma casi inmediata? No lo merece. Sin embargo, lo consigue. Y puede que sean dos personajes de una serie. Pero en cualquier lugar, cualquier día, una chica saca su lado romántico y el chico llega tarde. Y sonríe, atrevido y seductor, y la besa enterrando el enfado.


Aunque, está claro que Doctor Macizo solo hay uno y Meredith Grey es única. Y puede que nadie construya una casa de velas en la vida real. Pero, la realidad siempre supera la ficción, o eso dicen. Cuando menos te lo esperes, te pueden sorprender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario