26 de febrero de 2017

Entrevista a Hugo Rubert: "Que no cojan de excusa el no tener dinero, este proyecto se ha montado con presupuesto cero y estrenamos en pocos días."




¿Recuerdas al primer musical que asististe como espectador?

Quitando de los musicales que hacía el colegio la Consolació en Vila-real, el primer festival al que asistí fue a Hoy no me puedo levantar que vi en Madrid junto a mis padres. Y fue espectacular. De hecho iba a participar en una adaptación que iban a hacer en Burriana pero no pude seguir con el proyecto, aunque me hubiese gustado mucho.

¿En qué momento decides atravesar la barrera del público y dirigir un musical?

Pues si te digo la verdad, lo de dirigirlo me vino por casualidad, porque en un principio lo iba a dirigir David Fernández. Pero por trabajo tuvo que irse a Barcelona y me quedé sin director. Contacté con gente como Carles Alberola pero nadie se atrevió a ponerse al frente del proyecto y ya decidí que me iba a hacer cargo.

¿Cómo nace la idea de hacerlo sobre Joaquín Sabina?

Yo siempre había querido hacer una producción. En principio quería hacer una obra de teatro. Un día fui a Burriana a ver una adaptación del musical de Sabina, me gustó mucho porque siempre me ha gustado como artista y pensé que, en lugar de una obra, por qué no montaba un musical.

 ¿Y el guión lo has escrito tú?

Todo el mundo dice que lo he escrito yo porque en el cartel pusieron por equivocación que yo era guionista y director, pero el guión no es mío. Lo que es mío es la adaptación del guión original de Más de cien mentiras. Yo no puedo llevarme el mérito de haber escrito el guión, solo puedo llevarme el mérito de adaptarlo. Entonces sí, entre comillas podría decirse que el guión es mío.

¿Cómo has diseñado el perfil de cada personaje?

19 días y 500 noches es una adaptación en la que me he cargado bastante el musical original. El musical empieza tras tres años del protagonista, Juan, al que yo interpreto, estuviese en prisión. Juan es una persona que hizo muchas locuras de joven y que en el musical, tras su paso por la cárcel, se ha convertido en una persona seria. Los otros personajes son iguales al guión de Más de cien mentiras a excepción de uno, al que decidí cambiarle el género y convertirlo de hombre a mujer. Este personaje muere antes del musical y es la consciencia de Juan.

Como ya hemos dicho antes, te has encargado de la dirección ¿Cómo ha sido para ti actuar y dirigir a la vez?

(Resopla) Es lo más complicado que he hecho en mi vida, porque, claro, un director cuando está dirigiendo tiene a todos los actores delante y ve los fallos que pueda cometer cada uno. Y si el musical tiene 20 escenas, mi personaje sale en la gran mayoría. Entonces decidí incluirme en ellas pero de forma que pudiese encargarme a la vez de montarlas. A mi personaje no lo he construido bien hasta este último mes, por ello, me paso muchas horas ensayando. Y complicado seria la palabra exacta para describir, dirigir y actuar a la vez, porque si tengo detrás mío a los bailarines y yo, como actor, estoy a un lado del escenario de cara al público, no los puedo dirigir. Así que hemos grabado ensayos y montado y desmontado escenas hasta que nos hemos aclarado.


Te ha costado casi dos años montarlo y has tenido muchos inconvenientes como quedarte sin director ¿No te has planteado dejarlo en ningún momento?

En agosto de 2015, iniciamos el proyecto, hicimos el casting y empezamoslos ensayos pero el montaje real empezó en abril de 2016. Me he planteado mucho el dejarlo, sobre todo en el momento en el que se fueron David Fernández, el director, Carmen Balaguer, la coreógrafa, y Maria Izquierdo, la protagonista. Lo pienso ahora y no sé como he podido sacarlo adelante. En el momento en el que pierdo a la protagonista y a quienes me ayudaban a montarlo, yo no sabía como iba a seguir, pero los actores me animaron a sacarlo adelante pero como no veía las cosas claras, me tomé un descanso de octubre de 2015 a marzo de 2016, en esos meses no quise saber nada del musical. Cuando volvimos a ponerlo en marcha, busqué una nueva protagonista y una coreógrafa, que se lo tuvo que dejar, y me vi obligado a buscar al coreógrafo que tengo ahora. Si no hubiese sido por mis compañeros de musical no hubiese salido adelante porque sin su apoyo, yo estaba solo ya que lo produzco, dirijo y protagonizo.

Estrenáis en marzo y las entradas de una de las sesiones ya están agotadas ¿Cómo te sientes? ¿Te pillo por sorpresa?

Cuando fui a pedir la sala al ayuntamiento, porque aquí debes solicitarlo y dar la mitad de la recaudación a una organización benéfica, yo fui con la idea de tener tres días, de viernes a domingo, pero solo me podían ceder tres días entre semana y no era viable. Tenían libres el 2 y 3 de marzo pero a mi dos días solo se me quedaba corto, yo quería una tercera sesión y les planteé hacer el viernes 3 dos sesiones. Sin embargo, el ayuntamiento se negó y en palabras textuales me aseguró que no iba a llenar ninguna sesión. Saco las entradas el lunes 16 de enero y el miércoles 18 ya no quedan entradas para el estreno del viernes. No es que me pillara de sorpresa (ríe), es que me dio un subidón de energía.

Frente a esta situación ¿Crees que podréis llevarlo a más sitios y sacar algún beneficio?

Sí, la idea es que estas dos representaciones en Vila-real, no sean las últimas. Tengo mucha fe en el proyecto y ha tenido mucho eco. Hay gente de muchos lugares de España que me ha preguntado, porque se han enterado que hacen el musical y no saben donde. Lamentablemente, en Vila-real lo desconoce casi todo el mundo. Y es un musical que, por desgracia, el original se suspendió tras la segunda temporada. Tengo a un productor musical que se encarga de toda la música y estoy mirando de hacer un gira por donde se pueda con músicos en directos.

¿Qué crees que se podría hacer por los jóvenes emprendedores como tú, para que tengan más oportunidades?

Yo esto lo he hecho solo porque me dí cuenta que aquí, en Vila-real, o lo haces tú o no te lo hará nadie. Pero lo agradezco porque gente que es del pueblo y nunca quieren ampliar a la gente como Escura plats o Xarxa teatre, me ha ofrecido trabajar con ellos gracias al musical. Y les estoy muy agradecido pero decliné las ofertas porque no me gusta su forma de trabajo. Aquí en Vila-real, quitando la Consolación, no se hace ningún musical y no es a nivel profesional sino que lo monta la gente porque quiere. Yo he participado en algunos, pero musical a nivel de este, con voz y música en directo y con el montaje que tiene, que es muy fuerte, no se ha visto nunca aquí. Hay quien me ha dicho que la gente del pueblo cuando lo vea se volverá loca. Y que los emprendedores que quieran hacer algo, que no se lo piensen que porque no se haya hecho nunca eso en el pueblo no van a dejar de recibir el calor y el apoyo de la gente que quiera participar, porque de donde menos te lo esperas es de donde más te ayudan. De hecho, yo he tenido varios problemas con el ayuntamiento a la hora de pedir lugar, de pedir subvenciones ya que no se nos ha otorgado ninguna, ni del ayuntamiento ni de la Diputación. Que no cojan de excusa el no tener dinero, este proyecto se ha montado con presupuesto cero y estrenamos en pocos días, así que no hay excusas de es que, pero, ay...eso no sirve porque si uno quiere y tiene ganas lo sacará porque será lo que quiere, con lo que se siente a gusto y disfruta, lo sacará adelante. A mi con todos los problemas que he tenido para sacarlo, lo he acabado sacando. Consiste en ponerle ganas.

1 comentario:

  1. Seguro sera todo un éxito, lo merecéis por el gran esfuerzo e ilusión que a veis puesto desde el primer día.
    Toda la ciudad se a volcado con este proyecto y os deseo que sea el principio de una larga y exitosa carrera.
    Pepa Carda.

    ResponderEliminar