Ir al contenido principal

Peor habría sido tener que trabajar de José Yoldi



SINOPSIS
En Peor habría sido tener que trabajar, José Yoldi repasa su trayectoria profesional basándose en las experiencias y juicios importantes que vivió como redactor de tribunales, primero en la agencia de noticias Europa Press, y luego en la sección de Nacional de El País. Entre las historias que aglutina este título: cómo accedió al sumario del 23-F, por qué no hubo afectados por el aceite de colza en Chapinería o cómo el juez Garzón se ofreció como cebo para dar caza a un comando de ETA, sin olvidar los privilegios a los que tiene acceso uno cuando es periodista. 







OPINIÓN PERSONAL

Este libro es una muy buena forma de aprender el oficio partiendo de errores típicos y conociendo anécdotas. Entretenido y muy interesante, especialmente, para periodistas o aquellos que están camino de serlo. Aporta datos que ayudan al lector a entender algunos acontecimientos de la historia reciente de España y su tratamiento, o falta de este, en los medios de comunicación. ¿Realmente es tan fundamental el papel de los medios para la sociedad? El debate está abierto.

"Ante la duda, haz periodismo"


En Peor habría sido tener que trabajar somos testigos de las relaciones entre el periodista y sus fuentes, y entre el periodista y aquellos a los que perjudica la revelación de la verdad. Particularmente, me ha parecido un libro muy ilustrativo que ha despertado mi curiosidad, debido a que gran parte de los casos tratados ocurrieron antes de mi nacimiento o en mis primeros años de vida. Creo que un buen libro no puede aspirar a más que llegar al lector y despertar su interés.


SOBRE EL AUTOR

José Yoldi. Periodista. Especialista en temas jurídicos y terrorismo. Estuvo seis años en la agencia Europa Press y otros veintinueve en El País, donde fue corresponsal de Interior y miembro del Equipo de Investigación. Como redactor jurídico cubrió casi todos los juicios importantes que ha habido en España en democracia: desde el 23-F, el síndrome tóxico o el crimen de los Urquijo, hasta el de los atentados del 11-M. En 2012, denunció que el presidente del Tribunal Supremo y del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, cargaba a los presupuestos del organismo, como si fueran de trabajo, los viajes de fin de semana de placer que realizaba a Puerto Banús (Marbella) y otros destinos turísticos. Tras el escándalo, Dívar tuvo que renunciar a sus cargos. Por ese trabajo, en enero de 2013, la Asociación de la Prensa de Madrid le concedió el Premio Víctor de la Serna, al periodista más destacado del año 2012.

@monicasmenero

Comentarios