Ir al contenido principal

Entrevista a Megan Maxwel: "El que no sueña ¡No vive!"


Megan Maxwell (Alemania, 26 de Febrero de 1965) es una reconocida y prolífica escritora del género romántico. Ha publicado novelas como Te lo dije (2009), Las Guerreras Maxwell: Deseo Concedido (2010), Fue un beso tonto (2010), Te esperaré toda mi vida (2011), Niyomismalosé (2011), Las ranas también se enamoran (2011), ¿Y a ti qué te importa? (2012), Olvidé olvidarte (2012), Las guerreras Maxwell: Desde donde se domine la llanura (2012), Los príncipes azules también destiñen (2012), Pídeme lo que quieras (2012), Casi una novela (2013), Llámame bombón (2013), Pídeme lo que quieras: ahora y siempre (2013), Pídeme lo que quieras o déjame (2013), ¡Ni lo sueñes! (2013), Sorpréndeme (2013), Melocotón loco (2014), Adivina quién soy (2014), Un sueño real (2014), Adivina quién soy esta noche (2014), Las guerreras Maxwell: Siempre te encontraré (2014), Ella es tu destino (2015), Sígueme la corriente (2015), Hola, ¿te acuerdas de mí? (2015), Un café con sal (2015), Pídeme lo que quieras y yo te lo daré (2015), Cuéntame esta noche: Relatos seleccionados (2016), Oye, morena, ¿tú qué miras? (2016), además de cuentos y relatos en antologías colectivas. 
Y cosecha un gran número de galardones entre los que se encuentran: Premio Internacional Seseña en Novela Romántica (2010), Premio Dama Clubromantica.com (2010), Premio Rosas 2010 de la revista Romantica's, Premio Dama Clubromantica.com (2011), Premio Colmillo de Oro (2011), Premio Dama Clubromantica.com (2012), Premio Chick-lit España (2012), Premio Aura (2013), Premio AELS (2013), Premio Dama Clubromantica.com (2013), Premio Rosas 2013 de la revista Romantica's, Premio Púrpura (2014) y Premio Corazón (2014)

En esta publicación 'La dialéctica de las imágenes' te ofrece una entrevista a Megan Maxwell, en la que descubriremos qué técnicas utiliza para escribir, cómo se inspira para crear a sus personajes y que la motiva a hacerlo.

¿Cómo empezó a escribir? ¿Qué le motivó a hacerlo?

 Comencé a escribir hace unos veintidós años y el motivo fue porque estaba aburrida en casa. Por ello cogí papel y bolígrafo y simplemente escribí algo que me apetecía.

¿Qué significa para usted la escritura?

Escribir para mi es soñar. Y particularmente soy una gran soñadora que disfruto con lo que hago.

¿Cómo y cuándo se le ocurre firmar bajo un seudónimo? ¿De dónde surge dicho seudónimo?

Siempre que enviaba alguna de mis novelas a concursos la enviaba con el seudónimo de Megan. Es un nombre que me encanta y que estoy segura que si mi vida hubiera sido de otra manera me hubiera llamado así. Megan es el nombre de la primera protagonista que escribí y Maxwell el nombre de un cantante al que me encanta escuchar.

¿Cómo se inspira para escribir una nueva novela? ¿Tiene algún método para crear a sus personajes como el uso de tarjetas?

Me inspiro escuchando música. Mi método para crear los personajes es imaginarlos en mi mente, luego buscar a través de imágenes a esa persona que quiero describir y después describirla en una novela.

De todos sus libros ¿Es Hola, ¿Te acuerdas de mí? el más especial para usted?

Sí. Puedo decir que es mi novela preferida porque en ella he contado la historia de amor de mis padres, con un final de película, que no es el de verdad.

¿Qué piensa de esta cita de Arthur Schopenahuer: “la misión del novelista no es contar grandes acontecimientos, sino hacer interesantes los pequeños”?

Pienso que es una cita muy buena y muy verdadera.

¿Qué autores le han servido de referentes?

Julie Garwood, Rachel Gibson entre otras.

¿Piensa que un escritor debe dirigirse a un público en concreto? ¿O es un público concreto el que elige sus obras?

El público es soberano y ellos son quienes eligen lo que les gusta leer o no. Yo escribo para el público en general, aunque sé que quienes me leen son mis Guerreras y mis Guerreros a los que les estoy muy agradecida pues siempre digo que ellos son el 50% de mí éxito.


En 'La dialéctica de las imágenes' contamos con una sección llamada 'Lectura recomendada'. En dicha sección, ¿Cuál sería la obra que recomendaría?

La novela que le escribí a mi madre llamada Hola ¿te acuerdas de mí? Y espero que les guste mucho.

Uno de los rasgos que más nos gustan de sus novelas es que sus protagonistas son mujeres fuertes que no se dejan amedrentar por nadie ¿Es posible que esas protagonistas fuertes ayuden a reforzar, en cierta forma, el nuevo papel que está consiguiendo la mujer del siglo XXI?

Intento plasmar a la mujer actual. Hoy por hoy el 90% de las mujeres sabemos lo que queremos, cuando lo queremos, como lo queremos y lo pedimos. Me gusta que las protas de mis novelas ayuden a reforzar la autoestima de otras mujeres y sobre todo que se den cuenta que si mis protas pueden hacerlo ¿Por qué ellas no?

Siguiendo el hilo de la pregunta anterior, En Melocotón loco el protagonista masculino lleva uniforme. En cambio, en Fue un beso tonto es la protagonista femenina la que lleva uniforme ¿Es una simple coincidencia o intentaba reflejar que en nuestra sociedad actual la mujer puede hacer cualquier trabajo, aunque sea -o fue durante muchos años- considerado un oficio de hombres?

Como he dicho anteriormente, la mujer hoy en día puede optar a hacer lo que quiera. Por eso los roles en mis novelas cambian y encuentras mujeres policías, al igual que hombres bomberos.

¿Le gustaría que sus libros fueran adaptados a la gran pantalla?

Por supuesto que sí.

La literatura se ha asociado a la imagen desde tiempos inmemorables, ¿Cree que las imágenes tienen su propia dialéctica?

Sin duda alguna. Por eso se dice en ocasiones, una imagen vale más que mil palabras.

¿Piensa que la figura del escritor o la escritora se ha renovado con el auge de las redes sociales? ¿Cree que son un beneficio o una desventaja?

Las redes sociales han renovado la manera de conectar entre autor/lector. Desde mi punto de vista, las redes sociales son una gran ventaja porque puede saber de primera mano lo que piensan de tu trabajo y te da la opción de poder contestar.

¿Qué consejo daría a todos aquellos que sueñan con escribir historias alguna vez?

El primero consejo es paciencia. Para esto de la escritura hay que tener muuucha paciencia y también les diría que los sueños hay que intentar cumplirlos porque el tiempo pasa y no hay cosa peor que decir un día eso de… Me hubiera gustado haber podido hacer esto o aquello.

Por lo tanto, mientras uno vive ¡ha de intentar cumplir los sueños!

En Las ranas también se enamoran y Sígueme la corriente tanto Marta como Ruth son mujeres que luchan ante todas las adversidades por la felicidad de sus hijos ¿Refleja en ellas a su madre?

Reflejo en ellas a todas las madres del mundo, que estoy seguro que quieren lo mejor para sus hijos. Sin duda, mi madre es una luchadora, una Guerrera como Marta y Ruth y actualmente lo soy yo.

¿Cómo sabe cuál será el título de un libro? ¿Escribe antes la historia o escoge primero el título?

Mi gran manía es elegir el título antes de escribir la novela. Si no tengo el título estoy colapsada y no escribo. Y lo hago porque me gusta que cuando mis Guerrera/os, que es como llamo yo a mis lectores, cierren el libro, sepan porque se llamaba así.

¿Qué siente al acabar una novela? ¿Se la enseña a alguien cercano o directamente a la editorial?

Cuando acabo una novela siento alegría y tristeza. Alegría pues es un nuevo proyecto acabado y tristeza porque me tengo que despedir de los personajes creados a los que les he cogido mucho cariño.

Cuando termino una novela la primera persona que la lee es mi gran editora y gran amiga Esther Escoriza.

¿Piensa que la imagen de la literatura romántica está cambiando y dejando de ser clasificada como literatura de segunda?

Creo que entre todas las escritoras y escritores de romántica y nuestros editores, estamos dignificando un género que los mas culturetas consideraban de segunda. Ni te imaginas lo feliz que me hace ver a la romántica, hoy por hoy, en el sitio que se merece, pese a quien le pese.

Por último, nos gustaría que enviase un mensaje a todos los seguidores de la escritura que visitan nuestro blog.

Quiero mandaros un saludo enorme a todos y deciros que es un placer para mi haber sido invitada para estar este ratito con vosotros. Mil besazos y espero que si no me conocéis y os animáis a leer algo mío ¡os lo haga pasar muy bien! Y recordad… el que no sueña ¡no vive!




Comentarios