Ir al contenido principal

Los amantes de Teruel.


La historia de amor de los Amantes de Teruel, se remonta al siglo XIII.
Él, Diego de Marcilla, era el segundo varón de su familia, y por tanto, no tenía derechos de herencia.
Ella, Isabel de Segura, era hija única de una de las casas más ricas de la ciudad.
En estas circunstancias su amor sólo podía ser, si el joven era capaz de lograr la riqueza suficientes para aportar una dote acorde a las demandas de la familia de Isabel.


El padre de Isabel le concedió a Diego un plazo de cinco años para tal fin, y para conseguirlo, se unió como soldado de fortuna a las tropas cristianas que luchaban contra la invasión musulmana con la promesa de volver rico. Mientras, Isabel aguardaba en Teruel, rechazando las propuestas de muchos nobles de la ciudad y contradiciendo a su padre que la quería casada.

Pasados los cinco años, y sin noticias de Diego, Isabel contrajo matrimonio, sin saber que Diego llegaría al día siguiente a la ciudad repleto de riquezas. Al saber que su amada ya había sido desposada por otro, Diego tan sólo se atrevió a entrar en los aposentos de los recién casados para pedirle a su amada un primer y último beso. Ella se lo negó, pues, estaba casada, y él, ante tal desprecio, cayó muerto.

Al día siguiente, en los funerales de Diego y consciente de su desgracia, Isabel se acercó al cuerpo sin vida de su amado y, como reza la tradición, le dio en muerte el beso que le había negado en vida y morir al lado de su amor.


Conocida su historia, los restos de los amantes fueron enterrados juntos en una de las capillas de la Iglesia de San Pedro. En las obras llevadas a cabo en 1555, aparecieron los cuerpos de dos jóvenes que, enterrados juntos, inmediatamente fueron considerados por la tradición popular como los restos de los Amantes de Teruel. Hubo que esperar hasta 1619 para que, gracias al hallazgo de un

documento fechado en el siglo XIV y titulado "historia de los Amantes de Teruel" , la tradición popular se convirtiera en historia y se confirmaran los hechos y la identidad de los cuerpos hallados.

En la actualidad, los restos de los Amantes de Teruel son honrados en el Mausoleo del mismo nombre, un espacio cultural y de interpretación anexo a la Iglesia de San Pedro en el que se analiza el contexto social y cultural de esta historia- Además de exponer la extensa producción artística que ha generado esta historia, que sirvió de inspiración a escritores como Tirso de Molina o Juan Eugenio Hartzenbusch , músicos como Tomás Bretón o pintores como Muñoz Degraín.


@monicasmenero

Comentarios