6 de enero de 2016

Tirorí, Tirorí

Hoy acaba la navidad y es un día contradictorio; día de tristeza y alegría. Tristeza porque muchos mañana vuelven a trabajar o a estudiar lo que significa que vuelve la rutina y poco tiempo para jugar con los juguetes recibidos de manos de Melchor, Gaspar y Baltasar. Pero, también es un día lleno de alegría porque esta mañana en muchas casas habían pasado los tres reyes magos y habían dejado juguetes a los niños y niñas buenos y carbón aquellos no tan buenos. 

Tirorí, tirorí, 
senyor rei, jo estic ací,
 palla i garrofes,
 tot per al seu rossí, 
casques i avellanes,
 tot per a mi.

Al son del 'Tirorí tirorí' y con papeles rasgándose de fondo, se ha producido magia porque no hay nada más mágico que la ilusión en los ojos de un niño. Sus sonrisas iluminando más que el propio sol. Y mañana los colegios escucharan mil veces la misma pregunta '¿Qué te han traído los reyes?' y muchos coincidirán con más de algún regalo. Porque aunque seas mayor, ver a un niño sonreír te envuelve en toda la magia de la navidad.

@monicasmenero

No hay comentarios:

Publicar un comentario