25 de diciembre de 2015

El tren de la vida.

La vida es como un viaje en tren, con sus estaciones, sus cambios de vía, sus accidentes!! Cuando nacemos subimos al tren y nos encontramos con nuestros padres, y creemos que siempre viajarán con nosotros, pero en alguna estación ellos bajarán dejándonos solos en el viaje. De la misma manera, subirán otras personas significativas: nuestros hermanos, amigos, hijos y, incluso, hasta el amor de nuestra vida...Otros pasarán tan desapercibidos que no nos daremos cuenta siquiera que han desocupado sus asientos. Este viaje estará lleno de alegrías, tristezas, esperas, fantasía y despedidas. El éxito consiste en tener una buena relación con todos los pasajeros, en dar lo mejor de nosotros. El gran misterio para todos, es que no sabemos en que estación bajaremos, por eso, tenemos que vivir de la mejor maneras: querer, perdonar, ofrecer lo mejor de uno mismo...Así cuando llegue el momento de desembarcar y nuestro asiento se quede vacío, dejaremos buenos recuerdos a los que siguen viajando en el tren de la vida.

Reflexión anónima.

No hay comentarios:

Publicar un comentario