2 de diciembre de 2015

Predestinados.

Cómo nos gusta a la gente esconder sus sentimientos. Dejamos pasar mil trenes antes de atrevernos a subir a uno. Tenemos vergüenza de preguntar por quedar como idiotas. Nos sabe mal decir ciertas cosas y acabamos callando demasiado. Nos cuesta dar un paso hacía adelante. ¡Qué poco le costaba darlos a María! Hacia adelante, hacia atrás, la chica no paraba quieta.





- Así somos nosotros ¿no? - me mira fijamente -  tu dices que me odias, y yo finjo que te creo, pero en el fondo los dos sabemos que te mueres por mis huesos.

Predestinados.

Viñeta de Sara Herranz.

@monicasmenero

2 comentarios:

  1. Que bonito xicooos. Me encanta vuestro blog

    ResponderEliminar