Ir al contenido principal

La esperanza es lo último que se pierde.

Hubo una vez en que los mortales e inmortales se separaron. Mediante un engaño, Prometeo logró que los hombres  se quedaran con los huesos y los inmortales pudieran disfrutar de la carne y los órganos en los sacrificios hechos. Zeus, en venganza, le quitó el fuego a los hombres. Sin embargo, Prometeo se lo devolvió.

Zeus, furioso, ordenó a Hefesto que creará la figura de una hermosa princesa en arcilla, tan bella como un inmortal, y le diera vida. Entre varias ninfas, le dieron sensualidad, cualidades para telar y el poder de seducir, mentir y crear caos.

Esta figura recibió el nombre de Pandora. Y es conocida como la primera mujer, que trajo consigo el mal. El hombre entonces debía escoger entre evitar el matrimonio, y tener una vida donde no perdería sus riquezas materiales, pero no tendría la posibilidad de tener descendencia o  casarse, y vivir con todos los males que traía la mujer.

Prometeo había advertido a Pandora que no recibiera ningún regalo por parte de Zeus, sin embargo ella no hizo caso de la advertencia. Recibió  la Caja de Pandora que contenía dentro todos los males que fueron liberados cuando ella abrió la caja.

Al abrirla los males se dispersaron por el mundo, quedando en el fondo de la caja únicamente la esperanza.

Y por ello la esperanza es lo último que se pierde.

@monicasmenero

Comentarios