Ir al contenido principal

Corona de Espinas de María Victoria Peset.

SINOPSIS.

La historia se inicia en Edimburgo, cuando la peste negra está causando millones de muertes. Elizabeth y Bob viven la muerte de sus padres, quedándose solos muy jóvenes; superviviendo como pueden, dan cobijo a un bebé. Asombrados, comprueban que lleva una corona de espinas grabada en la palma de su mano. A la sombra y en la distancia, alguien vigila y observa, a la espera de un gran acontecimiento. Los dos hermanos huyen con el bebé de su poblado, tras una terrible situación que pone en peligro la vida de los tres.

Una novela emocionante, ambientada en un mundo de caballeros, damas, ciudades medievales y apasionantes supersticiones.





OPINIÓN PERSONAL.

Una novela ambientada en la época medieval en un período marcado por la muerte, consecuencia de lo que creían una maldición enviada por el diablo, la peste negra. No ha durado en mis manos ni veinticuatro horas, una historia que engancha, te crea la necesidad de saber más con una trama ágil y amena. 

Hay personas que no creen en las casualidades. ¿Todo tiene un motivo para ser, no? Pues así lo refleja la historia de la pequeña Abby. Un misterioso abandono y una misteriosa corona de espinas. ¿Hasta donde llegarías para descubrir los orígenes de un ser querido? Corona de Espinas es una preciosa historia, llena de valores como el amor, la fidelidad o el coraje. Podemos observar perfectamente la avaricia de la iglesia que se aprovecha de la plebe. Una historia llena de ternura y muy bonita.





SOBRE LA AUTORA.

María Victoria Peset es natural de Vila-real, está
casada y tiene una hija. Participa junto con su familia en expediciones, llevando ayuda humanitaria a los niños del desierto en el sur de Marruecos.
Tras el éxito de sus primeras novelas, Secretos de un adopción y Corona de espinas, regresa al mundo literario con Cárcel de arena, una novela ágil, enigmática y que mantiene al lector con tensión hasta el final.

Si quieres saber un poco más de María Victoria Peset, lee esta entrevista.

@monicasmenero

Comentarios