2 de julio de 2015

Referencia Musical: Los tres mosqueteros.

Esta semana hemos extraído una referencia de una canción llamada Curiosa la cara de tu padre de nuestro querido Melendi y El amor es un cuento de Pignoise.


Yo soy mas duro que un puto mosquetero.

"Siempre quise ser un mosquetero, 
pero me quedé en un D'Artagnan, 
sin espada ni ya ganas de luchar."



Los tres mosqueteros es una novela del escritor Alexandre Dumas, publicada inicialmente en folletines por el periódico Le Siècle, entre marzo y julio de 1844. Mismo año en que  fue publicada como volumen por la editorial Baudry y reeditada en 1846 por J. B. Fellens y L. P. Dufour con ilustraciones de Vivant Beaucé.

La historia comienza en 1625, en Francia. D'Artagnan, nacido en una familia noble empobrecida viaja a París para cumplir su gran sueño: convertirse en un mosquetero de la «Compañía de Mosqueteros del Rey». Para conseguirlo, lleva consigo una carta escrita por su padre al capitán de la compañía de mosqueteros, Al pasar por la aldea de Meung, el joven se ve envuelto en una pelea con un caballero misterioso (el conde de Rochefort), quedando inconsciente. Cuando D'Artagnan recupera la conciencia, se da cuenta de que el caballero ha robado su carta de presentación,.

Ya en la capital francesa, D'Artagnan es retado a duelo por tres mosqueteros: Athos, Porthos y Aramis. Los cuatro hombres se encuentran y cuando D'Artagnan está a punto de comenzar a luchar contra Athos,son interrumpidos por los guardias del Cardenal Richelieu que amenazan con arrestarlos. Los tres mosqueteros y D'Artagnan se unen para derrotar a los guardias del cardenal, ganándose el respeto y la amistad mutuo. D'Artagnan, aceptado como cadete de un regimiento de la Guardia Real, espera llegar a ser mosquetero. 

Después de obtener alojamiento, conoce a la joven esposa de su casero, Constance Bonacieux, de la que inmediatamente se enamora. Constance y D'Artagnan ayudan a la reina de Francia, Ana de Austria y al Duque de Buckingham a mantener una cita secreta. La reina regala a su amante una caja de madera que contiene doce herretes de diamantes, originalmente regalados a ella por su esposo Luis XIII. El Cardenal Richelieu, informado del regalo por sus espías, persuade al rey para invitar a la reina a un baile donde se espera que ella luzca los herretes, con la esperanza de descubrir al rey su historia de amor con Buckingham.

Constance intenta persuadir a su esposo para ir a Londres y recuperar los herretes, pero éste se niega y la delata al Conde de Rochefort. D'Artagnan y sus amigos deciden asumir la misión en su lugar. Parten con sus lacayos, y después de una serie de aventuras y de quedar Porthos, Aramis y Athos heridos por el camino, en emboscadas de los agentes del cardenal, D'Artagnan logra llegar a Inglaterra; tras herir y dejar fuera de combate a otro de los enviados del cardenal, el Conde de Wardes. Al notar Buckingham que le han robado dos de los doce, y teniendo la certeza que ha sido obra de la condesa de Winter, ordena a su joyero realizar dos réplicas de los robados, y los entrega a D'Artagnan que logra devolverlos a la reina Ana, justo a tiempo para salvar su honor, y para vergüenza del Cardenal, que es puesto en evidencia delante del Rey. 
Como venganza la noche siguiente, Constance es secuestrada. D'Artagnan parte para encontrar a sus amigos, y en Amiens,  Athos, le relata la historia de un noble y su mujer, que estaba marcada con una flor de lis en el hombro y al decubrirlo, había sido ahorcada por su marido a causa de su borrachera, Athos reconoce que es el noble de la historia. D'Artagnan, conoce  Milady de Winter y rápidamente se enamora de la linda noble, pero pronto se entera de que ella no le ama y es, además, una agente del cardenal. Con la ayuda de una criada consigue pasar una noche con Milady. Pero poco después, D'Artagnan descubre que  Milady tiene una flor de lis grabada a fuego en su hombro. Milady intentamatar a D'Artagnan, que logra escapar de su casa, y acude a Athos, donde le cuenta que Milady tiene una flor de lis en el hombro, con lo que el mosquetero tiene la certeza de que se trata de la misma mujer a la que supuestamente había matado años antes.

Milady no cesa en sus intentos por matar a D'Artagnan. Gracias a la ayuda de Aramis, amante de la duquesa de Chevreuse, confidente de la reina, D'Artagnan se entera de que la reina ha logrado salvar a Constance de la prisión y que está escondida en un convento. Una noche, los mosqueteros escuchan por casualidad una conversación entre el Cardenal y Milady, en la que Richelieu le pide asesinar al Duque de Buckingham y ella pide a cambio la muerte de D'Artagnan. 

Debido a la guerra entre Francia e Inglaterra, cualquier intento por parte de los mosqueteros para advertir al Duque de Buckingham sobre Milady sería considerado delito de traición a la patria, pero envian una carta al cuñado de Milady que. Milady es encarcelada pero seduce a su carcelero y lo convence, de ayudarla a escapar y de asesinar al duque de Buckingham. Milady logra embarcar rumbo a Francia y tras avisar al Cardenal de lo ocurrido, se esconde en un monasterio. Para su sorpresa, encuentra allí a Constance, y finge ser su amiga, consiguiendo averiguar que D'Artagnan llegará en cualquier momento. Logra escapar antes de la llegada de los cuatro mosqueteros, pero antes envenena a Constance, que muere en los brazos de D'Artagnan.

En ese momento aparece Lord de Winter, y todos juntos determinan encontrar a Milady y juzgarla. La expedición queda a cargo de Athos, que revela a Lord de Winter que es el marido de Milady. Tras encontrar a Milady, organizan un simulacro de juicio contra ella en el que la acusan de todos sus crímenes.
Tras la ejecución de Milady, los cuatro mosqueteros regresan a La Rochelle. En su camino se encuentran con el conde de Rochefort, que tiene una orden de arresto para D'Artagnan por alta traición y espionaje.  A continuación le presenta a Richelieu el papel con el perdón total escrito por la propia mano del Cardenal. Richelieu, impresionado por el ingenio de D'Artagnan y ya que ha conseguido lo que quería de Milady, ofrece al joven mosquetero un despacho como teniente de mosqueteros. 

El libro termina con Athos siendo mosquetero, a las órdenes de D'Artagnan, hasta que entra en posesión de una herencia y se retira, con  Porthos casado con Madame Coquenard, viuda de un rico procurador, y Aramis cumpliendo su sueño de entrar en el sacerdocio.


UNO PARA TODOS
Y
TODOS PARA UNO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario