19 de marzo de 2015

Referencia musical: El mito de Teseo.

 
Esta semana la referencia, la hemos extraído de una canción de Sharif de su disco Sobre los márgenes  (2013)

"Otro Teseo de paseo que se quedó sin cordel." 



Teseo era hijo de Etra y Egeo. Tras concebir a Teseo, Egeo, por temor sus sobrinos, que querían el trono, decidió que su hijo se criara escondido lejos de él. Así que la infancia de Teseo transcurrió en compañía de su madre y su abuelo en la ciudad de Trecén. Cuando cumplió los dieciséis años pudo  iniciar su viaje a Atenas para ser reconocido como hijo del rey.

Teseo desde muy joven destacó por su fuerza y valentía, decidió ir solo a Atenas para reunirse y conocer a su padre sin temer los peligros que podía encontrar en el viaje. Por el contrario, deseaba emular las hazañas de su admirado Hércules.

El primero en experimentar su valor fue Perifetes hijo de Hefesto, que era cojo pero dominaba a la perfección una enorme maza de bronce con la que mataba a los viajeros: la cual se quedó Teseo tras matarlo. Pero, en su viaje se encontró a muchos más. Finalente, prosiguió con su viaje y llegó a Atenas, pero se encontró con un inconveniente: su padre se había casado con Medea y fruto de esta unión había nacido Medo.

Ante esta situación inesperada, Teseo decidió esperar un poco antes de darse a conocer. Pero Medea, que era hechicera, lo reconoció y vio en él un peligro para que su hijo accediera al trono de Atenas. Así que trazó un plan. El joven había acudido al palacio de incógnito precisamente para evitar los ardides de su madrastra, lo que aprovechó esta para convencer a Egeo de que el recién llegado era un traidor. El rey se dispuso entonces a deshacerse de él ordenándole luchar contra el toro de Maratón.


Pero el toro fue derrotado y Teseo fue invitado a un banquete en el palacio para celebrar la victoria. Una vez allí Egeo puso veneno que le había dado Medea en la copa del muchacho pero la casualidad salvó su vida. Para cortar la carne, Teseo sacó la espada que le había dado su madre. Entonces Egeo reconoció el arma, comprendió lo que ocurría y arrebató a su hijo la copa de los labios. Habiendo fracasado en su empresa, Medea decidió huir con su hijo aunque otras versiones cuentan que fue expulsada por Egeo.

Teseo fue reconocido oficialmente como hijo y heredero del trono, lo que provocó la rebelión de los sobrinos de Egeo,  ya que uno de ellos habría sido el sucesor en caso de que Egeo no hubiera tenido descendencia. Teseo, haciendo alarde de su astucia militar, consiguió acorralar a sus adversarios y dar muerte a gran parte de ellos, y los restantes se dieron a la fuga. 

Atenas debía enviar como tributo al rey Minos de Creta 14 jóvenes; siete doncellas y siete jóvenes, que serían devorados por el monstruo Minotauro. Teseo se presentó voluntario con el deseo der enfrentarse al Minotauro.


Las naves en las que iban a viajar las personas ofrendadas llevaban velas negras como señal de luto, pero el rey pidió a Teseo que si regresaba vencedor, las cambiase por velas blancas para saberlo vivo. Teseo se lo prometió.

Durante la travesía, Minos, que iba también en la expedición, se enamoró de una joven llamada Eribea o Peribea, según las fuentes. Minos quiso unirse a ella por la fuerza y Teseo se le opuso. En la consiguiente disputa, Minos indicó a Teseo su filiación divina, y obtuvo de su padre Zeus truenos y relámpagos. Teseo replicó que él también tenía filiación divina, puesto que en realidad era hijo de Poseidón. Para probar esta filiación, Teseo tuvo que tirarse al agua y encontrar un anillo de oro que el rey Minos había arrojado al mar. Teseo, en el mar, fue conducido por delfines a presencia de Anfítrite, esposa de Poseidón, que le dio el anillo y una corona.

En  Creta, la princesa, Ariadna, se enamoró de él y propuso a Teseo ayudarlo a derrotar al Minotauro a cambio que se la llevara con él a Atenas y la hiciera su esposa. Teseo lo aceptó.


Ariadna lo ayudó dándole un ovillo de hilo que este ató por uno de los extremos a la puerta del laberinto. Así Teseo entró en el laberinto hasta encontrarse con el Minotauro, al que dio muerte. Tras matar al Minotauro recogió el hilo y así pudo salir del laberinto e inmediatamente, embarcó de vuelta a Atenas, junto al resto de atenienses y Ariadna.

Durante el viaje de vuelta, Teseo decidió desembarcar en la isla de Naxos y de allí volvió a partir sin la presencia de Ariadna. El motivo de este abandono es controvertido: algunas versiones señalan que Teseo la abandonó por su propia voluntad, otros dicen que fue por orden de los dioses para que esta pudiera casarse con Dioniso.

Al divisar la galera desde el puerto de El Pireo en Atenas, el rey Egeo vio las velas negras puesto que Teseo había olvidado cambiarlas por velas blancas y, creyendo que su hijo había muerto, se suicidó lanzándose al mar, que a partir de entonces recibió el nombre de mar Egeo.

@monicasmenero

No hay comentarios:

Publicar un comentario