Ir al contenido principal

Descubriendo a... Natalia Baleato



Hoy os volvemos a presentar a un nuevo personaje en nuestra sección 'Descubriendo a...'. Seguramente, muchos de vosotros no sabréis quién es Natalia Baleato, por eso nuestra publicación de hoy va dedicada a ella. Esperamos que después de este pequeño reportaje, conozcáis un poco más la labor de esta chilena afincada en Francia. 

Todo se remonta a 24 años atrás, época en la que fundó una guardería llamada 'Baby Loup' en uno de los barrios más pobres de Francia. Con ello, pretendía que las mujeres pudiesen salir del gueto, algo a lo que se oponían completamente los islamistas. Pero pese a su reivindicación, los partidos políticos tampoco le hicieron caso por temor a perder el 'voto musulmán'. 

Pero el objetivo de Baleato se torció todavía más en las décadas de los años 90 y el nuevo siglo, con la llegada de nuevos inmigrantes obligados a vivir en uno de los suburbios más desfavorecidos de Francia, llegando a contar con más de 55 nacionalidades distintas. Se trataba de personas desatendidas por los poderes políticos que solo buscaban generar beneficios en sus arcas. 
Joven islamista fotografiada en las calles de Francia.
No obstante, Baleato insistía en la laicidad de su centro. Laicidad que fue cuestionada con el despido de una de sus trabajadoras por acudir al centro de trabajo con hijab, velo islámico que cubre todo el cuerpo menos una parte del rostro. Pero anteriormente en el contrato, esa empleada había firmado estar de acuerdo con la 'neutralidad' que dirigía la actividad del centro.

En unas declaraciones para el diario 'elconfidencial', Baleato afirmaba que "Los sindicatos nos han atacado mucho porque consideran que hemos discriminado a una persona porque se considera musulmana, y nos exigían aceptar las reglas que esa religión nos pretendía imponer".

Pero poco a poco la tensión entre ambas caras de la moneda iba creciendo. Mientras unos padres pedían a la guardería que despertase a sus hijos a la hora del rezo, la otra parte creía que esos comunitaristas y salafistas habían convertido los barrios de Francia en sus verdaderos aposentos, ordenando por encima de los poderes judiciales o políticos. 
Fotografía del exterior de la guardería Baby Loup
No obstante, Natalia Baleato se mantiene firme en la lucha por una educación laica que no prime a ninguna religión sobre las demás. Por eso, no quiere estigmatizar únicamente con el islam. Pero pese a sus intentos por mantener la guardería en el mismo lugar en el que se fundó, Baleato tuvo que trasladar la guardería a otra localidad (Conflans-Sainte-Honorine).

Por toda la controversia que ha recibido su caso, Natalia Baleato se ha convertido en una de las representaciones más polémicas de la situación laicista actual de Francia y de la aceptación de nuevas religiones y culturas surgidas en los barrios más desfavorecidos y entre unas clases sociales un tanto desamparadas. 

Para acabar os dejamos con un vídeo en el que aparecen las palabras de Baleato defendiendo Baby Loup como un centro de ayuda para las mujeres y niños más desfavorecidos. 

Comentarios