10 de julio de 2014

La vida de Adela


 Todos nos hemos parado a pensar, en algún momento de nuestras vidas, si merecería la pena seguir luchando por alguna de las cosas que antes nos hacían sentir bien. En cambio, Adela era distinta a los demás. Ella no se preocupaba, ni lo más mínimo, en los problemas a los que tenía que enfrentarse. Su filosofía de vida era "Pa' que me voy a preocupar si lo único que hago es perder parte de mi tiempo". 

De este modo, Adela poco a poco consiguió hacer de los problemas de su vida, unas simples anécdotas que contar  a sus conocidos. Por ejemplo, un día se enteró que no había pasado las oposiciones que tanto tiempo había estado preparando, pero logró hacer de ese inconveniente, una nueva meta por la que luchar. Por lo que podemos decir que Adela empezó a ver la vida de color de rosa. 

1 comentario:

  1. Efectivamente, no merece la pena perder el tiempo en cosas que no aportan anda bueno, yo soy como Adela

    ResponderEliminar